Consejos para una buena iluminación en la oficina

La iluminación es uno de los factores más importantes que deben tenerse en cuenta si queremos crear un espacio agradable para nuestros trabajadores que favorezca su bienestar durante la jornada laboral y que, en consecuencia, fomente su nivel de productividad. Y es que una mala iluminación puede dar lugar a problemas de visión y de salud, desembocando en un rendimiento insuficiente, lo que tiene mucho que ver con el hecho de que los empleados de las oficinas actuales pasen mucho tiempo con la vista fija en un ordenador.

Diversos estudios han demostrado que contar con una buena iluminación en la oficina puede aumentar la productividad de los empleados entre un 10% y un 20%. Pero no solamente ayuda a mejorar el rendimiento, sino que además haciendo un buen uso de la luz podemos ahorrar mucho dinero en suministro eléctrico, incluso hasta un 80%.

En este sentido, la mejor opción es aprovechar y potenciar la luz del sol. La cuestión es que no todas las oficinas cuentan con grandes ventanales o con mamparas de cristal que permitan el paso de la luz natural hacia todos los rincones de la empresa. Por esta razón, son muchos los empleados que se ven obligados a trabajar en condiciones pésimas de iluminación o con luces artificiales que muchas veces ni siquiera están ubicadas de forma estratégica para evitar la fatiga visual, haciendo que la luz termine reflejándose en las pantallas y que el trabajador esté expuesto a los molestos reflejos. La buena noticia es que no es necesario hacer grandes cambios para conseguir que nuestros trabajadores disfruten de unas instalaciones bien iluminadas.

Aprovecha la luz natural

Si tienes la suerte de recibir luz natural en tu oficina, aprovéchala al máximo. Tanto por ahorro como porque es el mejor tipo de luz para trabajar. Para ello, ubica los puestos de trabajo cerca de las ventanas, lo que además permitirá que tus empleados puedan tener vistas al exterior.

Usa lámparas de potencia intermedia

Es importante que las lámparas que coloquemos en el espacio de trabajo no sean ni demasiado potentes ni demasiado bajas. Debemos encontrar el punto justo para favorecer el desarrollo de las tareas que deben realizar cada día nuestros empleados. Apuesta siempre por bombillas de bajo consumo que te reportarán un ahorro econímico considerable.

Ubica las lámparas de manera uniforme

También es fundamental que las luminarias se distribuyan de manera uniforme por todo el espacio de trabajo, de manera que no haya puntos con mucha luz y otros en los que se trabaje prácticamente a oscuras. Además, siempre debemos escuchar las demandas de nuestros trabajadores y proveerles de lámparas de escritorio si lo consideran necesario.

Integra la iluminación dentro del la decoración de las instalaciones

La iluminación también puede convertirse en un elemento más de la decorración de la oficina. De hecho, son uno de los elementos más usados por los expertos en decoración de interiores en la actualidad, dando lugar a espacios mucho más vanguardistas, con lo que además conseguirás transmitir una imagen más moderna de tu negocio.

Instalación de persianas y uso de colores

Aunque la iluminación de la oficina esté perfecta, hay otras vaiables que pueden influir en el bienestar de neustros trabajadores en este sentido. Por ejemplo, en los meses de primavera y verano, el sol brilla con más fuerza, por lo que si los puestos de trabajo están ubicados cerca de las ventanas, es recomendable que instales persianas para que puedan regular el grado de iluminación que desean recibir. Pero también es aconsejable apostar por una decoración en tonos neutros para las paredes, de modo que se eviten los molestos reflejos, tal y como sucede con las paredes pintadas en tonos oscuros.

Blog Review

Total: 0 comentarios

Enviar comentario