Cómo influye la climatización en la productividad de los trabajadores

¿Sabías que un 26% de los trabajadores españoles pasa frío o calor en la oficina? Un resultado que ha sido extraído de un reciente estudio llevado a cabo por la prestigiosa empresa Regus, proveedor mundial de espacios de trabajo. Además, el 50% de los profesionales considera que la temperatura de sus puestos de trabajo es “inadecuada”, pese a que el 80% cree que se trata de un factor clave que influye considerablemente en su nivel de productividad. De hecho, se trata de una de las reivindicaciones que la mayoría de los empleados cree que debería mejorarse a corto plazo en sus puestos de trabajo. Lo cual no hace sino demostrar que todavía existe un gran desconocimiento por parte de las empresas de nuestro país sobre la importancia de la climatización en el trabajo.

 

Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Cornell revela que una mala temperatura en los entornos de trabajo afecta directamente al rendimiento de los empleados, elevando la tasa de errores en un 15%.  Tener un buen sistema de climatización en la oficina puede suponer un ahorro de hasta el 10% en los costes laborales por trabajador.

 

Según la normativa sobre Seguridad y Salud en los Espacios de Trabajo del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, la temperatura ambiental de una oficina nunca debería bajar de los 17 grados ni superar los 27 grados. En general deben evitarse las condiciones de temperatura y humedad extremas, las corrientes de aire, los cambios bruscos de temperatura y la irradiación solar excesiva a través de las paredes de cristal y ventanas.

 

Sin embargo, esto no se cumple en la mayor parte de los casos, especialmente en los meses de verano, cuando la mala climatización causa numerosos problemas de salud. De hecho, esta es la razón por la que se producen la mitad de las bajas laborales y absentismos en esta época. Generando además problemas de convivencia entre los miembros de la plantilla. Lo que pude suponer un alto coste para la empresa, tanto por la pérdida de productividad como por el hecho de que el ambiente laboral entre los trabajadores no sea el adecuado.

 

Con la llegada del calor, los aparatos de aire acondicionado se ponen en marcha y muchas veces en exceso, pudiendo existir una diferencia térmica de 15 grados entre el interior y el exterior. Esto hace que los cambios de temperatura a los que se expone el trabajador sean muy bruscos, dando lugar a enfermedades tan habituales como la rinitis, la faringitis, las contracturas musculares, la lumbalgia, los dolores de cabeza y el asma.

 

Para evitarlo, además de evitar temperaturas extremas, es importante que no se enciendan y apaguen constantemente los aparatos de climatización, de manera que las condiciones de temperatura y humedad en la oficina sean las idóneas. La temperatura ideal es de entre 21 y 26 grados y  el nivel de humedad de entre el 30% y el 70%. Además, el aire nunca debe incidir de manera directa sobre el cuerpo del trabajador, ya que podría dar lugar a problemas de garganta o dolores de espalda. Por supuesto, debe informarse a los trabajadores de los riesgos a los que se exponen si no se siguen estas indicaciones en el uso de los sistemas de climatización. Y, por último, hay que realizar limpiezas periódicas de los equipos para que funcionen correctamente, tanto para mantener un buen ambiente en la oficina como para reducir el condumo.

 

Así pues, como has podido ver, un buen sistema de climatización en la oficina es una inversión necesaria. Es importante que las empresas empiecen a ser conscientes de ellos. Lo que no quiere decir que tengan que gastar una gran suma de dinero. De hecho, cuando se opta por sistemas de alta eficiencia energética pueden reducirse mucho los costes.

Blog Review

Total: 0 comentarios

Enviar comentario