Oficinas abiertas: ¿son realmente productivas?

Los psicólogos de la Universidad Tecnológica de Auckland (Nueva Zelanda) llevaron a cabo hace unos años un estudio entre 1.000 empleados australianos para saber cuáles eran para ellos las ventajas y las desventajas de las oficinas abiertas y compartidas. Sorprendentemente, a pesar de las ventajas que muchos se han empeñado en ensalzar en los últimos tiempos, las oficinas abiertas han resultado ser un elemento de desorden que aumentan los conflictos entre los trabajadores y que no ayudan en nada a mejorar las relaciones entre el equipo o con los superiores.

Así pues, en base a este estudio, se concluyó que la jornada puede ser mucho más productiva si cada cuenta con su propio puesto de trabajo o incluso si trabaja desde casa. Por eso, los expertos aconsejan a las empresas que proporcionen un poco de espacio privado a sus empleados a través de la instalación de divisiones como estanterías o mamparas de oficina. Con lo cual, aunque es verdad que aportan ciertos beneficios económicos para la empresa, la realidad es que las oficinas abiertas podrían empezar a perder su popularidad en poco tiempo.

Desventajas de las oficinas abiertas

Aunque la oficina abierta es un concepto de la década de los 50, en los últimos años se ha convertido prácticamente en el paradigma de la empresa moderna, creativa e innovadora bajo la premisa de que de esta manera se favorece el trabajo en equipo. Lo cual muchas veces está más relacionado con la falta de espacio que con las necesidades reales de los trabajadores.

Es cierto que mejoran la comunicación, que permiten una mejor circulación de las ideas, que permiten más posibilidades para organizar el espacio, que aumentan la competitividad, que facilitan la vigilancia del trabajo y que favorecen la entrada de la luz natural, pero son muchas las voces que ya han empezado a cuestionar estas ventajas.

No sólo los psicólogos de la Universidad de Auckland, sino también autores como Lindsay Kauffman o Erik M. Altman, estudios de Steelcase e Ipsos o la empresa Market Expert. Incluso algunas empresas que habían adoptado el diseño de oficina abierta casi por moda están comenzando a dar marcha atrás porque consideran que la concentración y la productividad ha ido mermando debiro a estos espacios sin paredes.

Los críticos señalan bastante desventajas sobre las oficinas abiertas. En primer lugar, como decíamos, no favorecen la concentración debido al alto nivel de ruido que se genera, lo que hace que la productividad se reduzca considerablemente por las constantes interrupciones y que se cometan más errores. Pero además, se ha demostrado que no consiguen eliminar las jerarquías y los estatus como se pretendía, que hacen que los entornos de trabajo sean más hostiles por la competencia entre los empleados y que la organización sea más complicada debido a la falta de espacio para almacenar los documentos.

¿El diseño de oficina abierta es negativo para todas las empresas?

Esto no significa que las oficinas abiertas sean el peor diseño que podamos elegir para una oficina. Aunque no es el mejor diseño para todo tipo de empresas o sectores, sí que puede ser una opción muy atractiva para algunas compañías debido a sus indudables ventajas. Eso sí, para sacarle el máximo partido, es importante que el trabajo pueda desarrollarse en cualquier lugar para los sitios fijos; que haya taquillas para que los trabajadores guarden sus cosas, que sea usada por todos, incluso por los altos cargos, para que no haya empleados de primera y de segunda; que se busquen soluciones para evitar los altos niveles de ruido; que no se use solamente para facilitar la vigilancia de los trabajadores, de manera que no cree reacciones en contra; que se complemente con soluciones tecnológicas que permitan el teletrabajo; y que se reserven determinado espacios para aquellas tareas que requieran de cierta privacidad, como reuniones o determinadas conversaciones. Es decir, pueden aprovecharse sus ventajas siempre que se trate de un cambio de mentalidad y no de una mera redistribución de los espacios de trabajo.

Asesoramiento y presupuestos

Haga su consulta y nos pondremos en contacto lo antes posible

Clausula de tratamiento de datos personales

Responsable: ESPACIOS DE OFICINA S.L. CIF: B 86657764Calle estanque, 5 nave 16 Polígono Industrial la Fontana 28942 Fuenlabrada, Madrid. Teléfono: +34 91 187 86 25 Correo electrónico: [email protected] En ESPACIOS DE OFICINA tratamos la información que nos facilita con el fin atender la consulta realizada, gestionar la lista de suscripciones y enviar e-mails informativos con consejos de marketing y productividad. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en ESPACIOS DE OFICINA estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Más información aquí.